Gandía Hub: La novedosa apuesta para convertir la costa de Levante en un imán de talento mundial.

La gran campaña desplegada por las autoridades de ‘València Capital Mundial del Diseño 2022’ junto a Diana Morant, alcaldesa de la ciudad de Gandía, para atraer a profesionales y aprovechar la tendencia a la deslocalización de teletrabajadores europeos hacia la costa española ha tenido su primera parada y presentación en Fitur. Objetivo: convertir a la ciudad de Gandía en referente y destino del teletrabajo.

Después de sufrir las limitaciones a la movilidad por la pandemia y aprender nuevas formas de trabajar a distancia, numerosas ciudades centro europeas han visto como muchos de sus profesionales más cualificados han escapado hacia lugares donde conjugar teletrabajo y calidad de vida. Y esa arena profesional que a algunos se les escurre entre los dedos sin que muchos alcancen a entender el proceso ha captado la atención de las autoridades de Valencia y Gandía. Y ya no es que esa huida sea en muchos casos señal de un proceso irreversible si no cambian radicalmente las cosas; la deslocalización de profesionales es sólo la punta del iceberg de un proceso mayor en el que ha entrado la socioeconomía post pandémica, muy difícil de parar, y más difícil todavía de prever en este momento hasta sus últimas consecuencias.

Diana Morant, con la claridad propia de quién ha entendio este proceso antes que otros, explica que, debido a la pandemia, el entorno laboral ha debido adaptarse a la situación y que esta pasa por el teletrabajo. Una forma de desarrollar la vida laboral que ha generado miles de puestos de trabajo conocidos como como teletrabajadores, nómadas digitales o “remote wokers”, personas que desarrollan su actividad desde cualquier punto del mundo y que buscan lugares con una serie de ventajas que mejoren su calidad de vida. Se trata de un nuevo segmento turístico, que tiene una tasa de crecimiento que ha pasado del 30% al 65% en los últimos tiempos, permitiendo un nuevo factor desestacionalizador y un nuevo polo de generación de economía. Y

Los ‘remote workers’ permitirán enriquecer la estructura del modelo turístico gandiense, rejuvenece el destino y refrescar la marca, además de que captare a profesionales de alta cualificación. Unos profesionales que tienen estancias más largas y efectúan un mayor gasto en destino.

Y argumentos no le faltan para colocar en Gandia ese potente imán de talento que se llama Gandía Hub: “Gandia es un lugar idóneo para trabajar y también para disfrutar del tiempo libre. Nuestra ciudad, con mar y montaña, aporta una gran cantidad de opciones para todo tipo de gustos. Nuestros paisajes únicos, nuestro clima inigualable y, por supuesto, nuestras playas nos han convertido en un destino capaz de atraer nuevos talentos y visitantes, mientras ofrecemos una gran cantidad de actividades y experiencias sugerentes y extraordinarias”.

La iniciativa ha sido posible gracias al proyecto matriz, ‘València Capital Mundial del Diseño 2022’, que lidera Corinna Heimann, una profesional de origen alemán experta en marketing y relaciones públicas que ha sabido desenvolverse con exquisita profesionalidad entre las dificultades que cualquier proyecto de colaboración entre lo público y lo privado para hacer realidad una idea: destacar que València es una potencia del diseño en diversos ámbitos y que ahí hay una oportunidad que no se puede dejar escapar: “Lo que nosotros hacemos es unir propuestas para solucionar los nuevos retos que se nos presentan. Hemos de provocar cambios utilizando el diseño como herramienta para provocar un cambio a todos los niveles”.

En cuanto a la elección de Gandia, Heimann pone en valor diversos aspectos como el trabajo que se viene desarrollando en la ciudad para promover la implantación de la calidad, su planta hotelera y de alojamientos en general, la Universidad y un entorno privilegiado. “Gandia tiene todo para atraer talento y empresas que apuestan por la innovación”.

Lo que está ocurriendo en Gandía de la mano de estas dos mujeres, Diana Morant y Corinna Heimann, es una revolución en el concepto de turismo que pasa de ser low cost, estacional y de sol y playa, a ser profesional, con vocación de permanencia y de calidad. Y ellas fueron las primeras, todavía en pandemia, en entender el proceso de cambio y hacer una apuesta concreta para la era post Covid que da respuesta a esa pregunta que muchos nos hacemos desde los días de confinamiento: qué queremos hacer en nuestra vida y cómo queremos vivirla, ahora que sabemos que la digitalización de todos los procesos nos permite desarrollar nuestra labor en cualquier parte del mundo.

(Visited 31 times, 1 visits today)