Especial II Gabinete de Resistencia

A
na de Alvear, Julio Anaya Cabanding, Paula Anta, Illán Argüello, Miss Beige, Isidro Blasco, María Bueno, Patricio Cabrera, María Cano, Ana Dévora, Paco Díaz, Le Frère, Jorge Fin, Fueradcarta, Montserrat Gómez Osuna, Juana González, Roberto González Fernández, David Heras, Isidro López-Aparicio, José Luis López Moral, Estefanía Martín Sáenz, Patricia Mateo, Moneo Brock, Bartolomé Montes, Ruth Morán, Rosa Muñoz, Javier Pagola, Luis Pérez Calvo, Sara Quintero, Ruth Quirce, José Antonio Reyes, Nuria Rodríguez, Concha Romeu y Óscar Seco.

La II edición del Gabinete de Resistencia, un  proyecto  de  Montse  Gómez  Osuna,  Fueradcarta  ediciones  (Patricia  Mateo  y  José Luis López Moral) y FAC Feria de  Arte en Casa (David Heras y Sara Zambrana), ha reunido en el estudio de Montse Gómez Osuna las propuestas artísticas de 34 creadores, 17 mujeres y 17 hombres. Un conjunto  de  obras  dentro  de  una  gran  variedad  de  técnicas,  temáticas  y  diálogos; una  escena  única  de  la  creación  contemporánea  que se consolida y completa  con  todas  y  cada una de las lecturas de los espectadores.
 

SARA QUINTERO. Arquitectura efímera en la Jungla, 2018. Oleo sobre lienzo

La  calidad  de  las  propuestas,  el  respeto  al  marco  de  trabajo  previo  de  cada  artista junto  con  un  renovado  criterio  de  selección,  son  los  pilares  de  este  proyecto,  una respuesta  entusiasta  ante  el  precario  estado  del  sistema  del  arte.  Alineándose  con aquellas  corrientes  metodológicas  actuales  que  abogan  por  la  fragmentación,  la multiplicidad  de  lecturas  y  percepciones  del  arte,  frente  a  las  categorizaciones  o  los conceptos  generacionales,  el  segundo  Gabinete  de  Resistencia  se  ha convertido de nuevo  en  un  espacio  diferente  para  disfrutar  de  los  relatos  libres  de  los  artistas. Lenguajes  que  van  de  la  figuración  a  la  abstracción,  prácticas  que  incluyen  la  pintura, el  dibujo,  la  fotografía,  la  escultura,  el  diseño,  el  arte  tecnológico,  técnicas  más híbridas  o  alguna  de  las  artes  vivas  como  la  performance.

MARIA CANO. En mi sitio preferido, 2019. Técnica mixta

Por  un  lado,  se  presentaron  los  tremendos  imaginarios  de  Óscar  Seco,  nuevas catástrofes  en  blanco  y  negro  con  las  que  el  artista,  bajo  su  habitual  mirada  mordaz, amplía  su  galería  de  desastres.  El  sentido  irónico  es  algo  que  comparte  con  la pintora  Patricia  Mateo  quien,  sin  dejar  de  lado  su  característico  humor  y  la  relectura de  las  obras  de  los  grandes  maestros,  en  esta  ocasión  expone  una  de  sus  últimas series,  más  siniestra  y  trascendental,  titulada  “El  Tránsito”.  Precisamente  sobre  la cercanía  de  la  vida  y  la  muerte  también  trata  la  selección  de  Isidro  López-Aparicio: sorprendentes  seres  encapsulados  que  reviven  en  las  piezas  más  recientes  que forman  la  extensa  serie  “Realidad  cruda  /  Ciclo  de  Realidad”,  un  proyecto  central  en la  trayectoria  del  artista  iniciado  hace  casi  treinta  años.  Otra  artista  que  trabaja acerca  de  los  límites  vitales  es  Ana  de  Alvear:  sirviéndose  del  género  del  bodegón o naturaleza  muerta  se  divierte  investigando  los  límites  de  la  percepción, incomodando  o  empatizando  con  el  más  atento  observador.  Sobre  “La  semántica  de las  formas”  en  una  certera  vuelta  de  tuerca  más,  reflexiona  en  sus  últimos  trabajos  la fotógrafa  Rosa  Muñoz;  también  entre  la  pintura  y  la  fotografía,  esa  herida  siempre abierta  por  Darío  Villalba,  se  sitúa  la  nueva  obra  de  José  Luis  López  Moral, abstracciones  concretas  para  territorios  lejanos;  mientras  que  Isidro  Blasco  y  Ana Dévora  se  preocupan  por  evidenciar  la  subjetiva  realidad  o  todo  aquello  que  queda oculto  y  cuesta  rastrear,  es  decir,  muestran  las  tantas  dobleces  que  caracterizan  las cosas de este mundo.

ROSA MUÑOZ. La Semántica de las Formas n3, 2018. Fotografía impresa en madera de abedul

Por  otro  lado,  se  presentaron  las  abstracciones  gestuales  y  líricas  de  David  Heras,  bajo un  formato  que  supone  la  única  apuesta  por  el  arte  de  nuevos  medios;  los  paisajes abstractos,  lúdicos  y  metapictóricos,  de  José  Antonio  Reyes;  o  las  pinturas  más naturalistas  y  meditadas  realizadas  por  Montse  Gómez  Osuna,  donde  formas definidas  y  vitalistas  irrumpen  con  fuerza  parajes  abocetados  y  sombríos.  Sin embargo,  los  territorios  de  Patricio  Cabrera  son  simbólicos  e  íntimos;  puramente geométricos  en  las  piezas  en  madera  de  Ruth  Quirce,  exponente  de  una  dinámica  y rotunda  síntesis  formal;  o  especialmente  emocionales  en  el  caso  de  Concha  Romeu: trabajos  de  formas  entretejidas  con  las  que  nos  invita  a  reflexionar  sobre  las relaciones  de  pareja  y  los  vínculos  de  compromisos,  ataduras  y  restricciones  que  nos imponemos.

RUTH QUIRCE. Sin Titulo-1, 2015. Madera policromada

Mundos  imaginarios  construidos  desde  la  limpieza  formal  y  el  misterio  de  la  noche son  los  de  Illán  Argüello;  especialmente  misteriosos  en  los  insólitos  dibujos  de Juana  González  y  María  Bueno;  u  orgánicos  y  luminosos  en  los  espacios  listos  para habitar  de  María  Cano.  Otros  mundos  totalmente  liberados,  acumulativos  y  ricos  en referencias  son  los  de  Javier  Pagola  o  Luis  Pérez  Calvo;  mientras  que  adquieren  un aire  más  propio  de  la  ensoñación  en  el  trabajo  más  reciente  de  Paco  Díaz.  Su estrategia  vuelve  a  ser  la descontextualización:  detalles  de  mobiliario  histórico, situados  en  uno  de  los  espacios  predilectos  del  pintor,  los  cementerios decimonónicos,  con  los  que  crea  inesperadas  e  interesantes  tensiones.  La apropiación  y  el  desplazamiento  también  caracterizan  las  intervenciones  y  juegos ilusionistas  de  Julio  Anaya  Cabanding,  artista  que  “roba”  grandes  obras  de  los museos  para  exhibirlas  en  inhóspitos  y  periféricos  lugares.  Dicotomías,  cosas  que  no deberían  ser  o  estar  de  ese  modo,  o  quizá  sí,  como  demuestran  la  pintura  de  Nuria Rodríguez,  bellos  ejercicios  de  taxonomía  donde  tanto  lo  real  como  lo  ficticio pueden  tener  cabida.  Este  afán  de  conocimiento  y  memoria  cultural,  es  una preocupación  que  asimismo  vertebra  una  de  las  líneas  de  trabajo  actuales  de  Sara Quintero,  artista  que  nos  introduce  de  forma  sutil  en  espacios  de  violencia, desasosiego  e  incertidumbre,  centrados  ahora  en  cuestiones  geopolíticas  como  la crisis migratoria o el drama del Mediterráneo. 

Los  elementos  naturales  ocupan  un  lugar  central  en  las  obras  más  recientes  de Jorge  Fin,  trabajos  pictóricos  y  en  cerámica  en  los  que  a  través  de  pequeños detalles  el  artista  rinde  homenaje  a  escritores  como  Thoreau  o  Kafka,  y  que  giran  en torno  a  la  reciente  exposición  “Walden:  Manual  para  echarse  al  monte”.  Una  gran pasión  por  la  flora  y  la  fauna,  basada  en  una  atenta  labor  de  observación,  también  se plasma  en  la  obra  de  Ruth  Morán;  mientras  que  en  las  instalaciones  y  fotografías  de Paula  Anta,  se  revela  un  profundo  interés  por  las  relaciones  entre  los  elementos  de la  naturaleza  y  las  estructuras  arquitectónicas.  Justamente  la  arquitectura  y  el  diseño también  han tenido  una  especial  presencia  en  el  II  Gabinete  de  Resistencia,  de  la mano  de  Belén  Moneo  y  Jeff  Brock,  directores  de  la  aclamada  firma  Moneo  Brock Studio. 

El  género  del  retrato  se  renueva  con  los  trabajos  de  Roberto  González  Fernández, perturbaciones  acerca  de  la  identidad,  las  formas  en  las  que  nos  exponemos  o  las prácticas  de  control  a  las  que  estamos  sometidos.  También  se contó con  la  obra de  Le  Frère,  artista  que  reflexiona  sobre  los  nuevos  iconos  de  las  industrias culturales,  esos  que,  desde  su  aclamado  poder  mediático  emiten,  para  bien  o  para mal,  mensajes  que  transforman  nuestra  realidad.  Del  mismo  modo,  Bartolomé Montes  aísla  y  recrea  en  sus  esculturas  a  personajes  mundialmente  populares  en instantes  decisivos,  esos  momentos  cruciales  que  pasaron  a  convertirse  en  imágenes colectivas  tras protagonizar  todas  las  portadas.  Igualmente,  Estefanía  Martín  Sáenz parte  del  retrato  en  sus  más  reivindicativas  obras:  lecturas  a  contrapelo  de  la tradición  con  las  que  la  artista  crea  nuevos  y  subversivos  paradigmas  femeninos.  Y  si hablamos  de  la  deconstrucción  de  estereotipos,  cabe  destacar  a  Miss  Beige:  una heroína  disruptiva  que  siempre  viste  de  beige,  guarda  un  martillo  en  su  bolso  y  tiene como  misión  denunciar  todo  aquello  que  le  disguste,  trabajando  siempre  desde  el humor,  la crítica y la acción.