Aprehender el arte de acción

H
an pasado más de tres años desde que abrió en el madrileño barrio de Lavapiés La Juan Gallery, la primera galería artística dedicada a la performance en Madrid y uno de los espacios referentes para este tipo de disciplina del arte en acción. Hablamos sobre performance y entrevistamos a Juan Gómez Alemán y Álex de la Croix, caras visibles de esta galería.

Galería La Juan nace en torno al concepto de arte vivo. Provocación o disciplina incomprendida.
El objetivo de la Juan Gallery fue desde un principio dar cabida a esas propuestas que habitan en los márgenes de las artes escénicas y las artes visuales. Nuestra intención nunca ha sido la de provocar si no la de generar debate, así mismo, desde la Juan Gallery reivindicamos la performance como una disciplina que todavía no ha alcanzado el grado de reconocimiento que tienen otras.
¿Qué se esconde detrás de Juan y Álex?

Detrás de nosotros se esconden las ganas de hacerlo bien y de ofrecer al público algo que rompa con las normas establecidas. Además nos encanta el que la Juan Gallery se haya convertido en una gran familia en la que no dejan de entrar y salir artistas de los que no dejamos de aprender.

Siempre hay una relación más o menos autobiográfica del artista con la performance.

Nos interesa trabajar con artistas que de su experiencia vital generan una propuesta y que de ahí proponen una reflexión al público. No creemos en la acción por la acción, nos gusta aquello que te toca, que te dice algo y esto inevitablemente tiene un componente autobiográfico.

En ocasiones parece una obsesión.

Sin duda, hay veces que se puede convertir en algo enfermizo. Pero es inherente al ser artista el trabajar consigo mismo y lo que le rodea.

Trabajan con el cuerpo, lo modifican, lo exponen, lo castigan… ¿Dónde está el límite?

Para nosotros el limite está en el dolor, en el sufrimiento, no nos interesa ser testigos de cómo alguien se hace daño. En muchos casos ser artista implica trabajar con aquello que más te duele, pero las mejores propuestas son de aquellos artistas que subliman ese dolor y lo transforman.

¿Y el precio a pagar?
Ser artista hoy en día es muy complicado, asistimos a un momento histórico en el que hay más artistas que nunca, y por lo tanto menos dinero para repartir. Comprometerte a desarrollar una propuesta artística basada en la performance implica muchos sacrificios, entre ellos el que no consigas vivir de tu práctica. Intentamos, desde La Juan Gallery, establecer unos mínimos en los que todos cobren por lo que hacen para de alguna manera sentar un precedente y que cambien las cosas.

Qué le diríais a quienes se preguntan: «¿pero es arte?».
Creo que el simple hecho de cuestionar si algo es arte o no, está generando un debate y de alguna manera está poniendo sobre la mesa algo que puede marcar hacia donde se dirige la creación artística. Nos divierte cuando alguien nos llega con esa pregunta. De hecho una vez llegamos a hacer una performance sobre eso.

¿Dónde reside la potencia de la performance?
En la acción y sobre todo en el encuentro con el público.

Referentes artísticos actuales a nivel perfomático.

Nos encanta Pilar Albarracin, por su visión, a medio camino entre la crítica más dolorosa y la ironía.
Conectar personas con experiencias, hacer despertar… ¿Con qué sueña La Juan?
La Juan sueña con mantenerse, viendo lo complicado que resulta hacerte un hueco y ser capaz de llegar a final de mes… pero ya que nos preguntas por sueños te diremos que nos encantaría crear un documental con todas las experiencias que vivimos.
¿Cómo es el día a día de la galería?

Nos juntamos por la mañana nos tomamos un café y empezamos. Siempre hay reuniones, ensayos, pruebas, dossieres, convocatorias, clases… La Juan Gallery es un espacio abierto, por lo que cualquiera puede acercarse a nuestra puerta y comentarnos un proyecto.
¿Se puede hacer arte sin mirar de reojo a la política?
No, la política incide directamente en nuestra vida, y si la vida es arte como decía el maestro Kaprow, entonces el arte es político.
¿Inevitable no preguntar por la relación de las personas transgénero con el resto de la sociedad. ¿Qué puede hacer el arte en esa relación?
El arte supone un canal en el que tanto las personas trans como otros colectivos discriminados pueden expresarse de una forma más subjetiva. A través de ello, se ofrece una visibilidad y una voz mayor a estos sectores de la sociedad que no pueden expresar de la misma manera a través de otras disciplinas.

¿Unas palabras sobre próximos proyectos?

Trapzuela (fusión de Zarzuela y Trap), Ouija literaria, La Juan está de moda… Ahora estamos colaborando con el festival de música Paraíso y buscamos performances para desarrollarse durante el festival, la convocatoria está abierta. Además andamos a la caza de diseñadores que re-inventen el traje de chulapo adaptado al siglo XXI para las fiestas de San Isidro en Madrid.

Puedes seguir las actividades de La Juan Gallery (calle Juanelo 21, Madrid) en su página web y en Instagram.

Texto: Jota Vaquerizo. Fotos: Moyki Zamora.