Una selección para adquirir arte contemporáneo

I
MPASSE MAGAZINE selecciona y se detiene en la obra de cinco artistas presentes en el II Gabinete de Resistencia.

1. ESTEFANÍA MARTÍN SAENZ

Los trabajos de Estefanía Martín Saenz (Bilbao, 198 destacan  por  un  limpio  dibujo, junto  con  un  profundo  interés  por  las  texturas  y  los  colores.  De  hecho,  Martín Sáenz  ha  desarrollado  grandes  series  en  las  que  emplea  técnicas  mixtas  como  el dibujo,  la  pintura  y  el  bordado  o  trabajo  textil,  incorporando  materiales  como sedas,  gasas  o  lentejuelas.  Igualmente,  es  una  apasionada  de  las  telas estampadas,  algo  que  traslada  a  sus  lienzos  o  papeles,  pintándolas  o dibujándolas,  o  emplea  directamente  insertándolas  en  los  mismos,  siendo  uno de  los  rasgos  más  definitorios  de  su  obra.

Serie  Fiestas  Paganas
Comprometida  con  la  visibilidad  de  las  mujeres,  la  artista  ha  llevado  a  cabo  una investigación  sobre  las  tradiciones  paganas  y  precristianas  que  protagonizan  las fiestas  de  primavera,  el  año  nuevo  o  los  carnavales  en  diferentes  países europeos.  Este  trabajo  le  ha  llevado  a  constatar  la  falta  de  protagonismo  de  las mujeres,  de  ahí  su  interés  en  mostrar  diferentes  personajes  mitológicos paganos  femeninos  en  posiciones  activas,  oponiéndose  al  tipo  de representación  característica  de  la  Historia  del  Arte  que  otorga  un  rol  pasivo  a las  mujeres  y  creando  nuevos  modelos.

2. PATRICIA MATEO

El  trabajo  pictórico  de  Patricia  Mateo (Madrid, 1953)  se  caracteriza  por  la  conjunción  de tiempos  pasados  con  el  presente,  desmontando,  como  se  viene  haciendo  desde antiguo,  la  seriedad  de  las  obras  maestras,  las  reputadas  pinturas,  producto  de grandes  colecciones  reales  donde  la  seriedad  se  establecía  como  dogma.  El  más grande  arte  clásico  e  internacional  digerido  por  la  castiza  madrileña,  quien habitualmente  lo reinterpreta desde  el  humor y  la  crítica.

Serie El Tránsito 
“La  muerte,  un  tema  del  que  pocos  quieren  hablar…  donde  la  belleza  e  imagen de  la  eterna  juventud son  tan  importantes. Esta  es  mi  interpretación  del  tránsito  hacia  ella,  y  como  suelo  hacer  en  mi pintura, dejo  paso  a  la  interpretación  personalizada  de  cada cual. Estas  piezas  forman  parte  de  mis  últimos  trabajos,  son  obras  donde  mezclo  la iconografía  de  El  Bosco  con  mi  particular  visión  de  estos  temas;  ‘Memento  mori’ y  las  ‘Vanitas’  revisitados”.

3. JOSÉ LUIS PÉREZ MORAL

A José Luis Pérez Moral (Madrid, 1966) a menudo  le  suelen  preguntar  por  las  grietas  y  las  texturas  en  su fotografía: «sólo  alcanzo  a  pensar  en  las  tardes  de  verano  que  durante  mi  infancia  pase  en La  Mancha.  Mis  padres  se  afanaban  en  seguir  encalando  las  paredes  mediante una  superposición  de  capas  sobre  lo  ya  encalado.  Como  sedimentos  de  mi propia  memoria,  estas  texturas  se  han  ido  fijando  en  mí,  hasta  dejar  un  poso tenue  de  memoria  de  lo  vivido».   Es  un  artista  que  proviene  del  mundo  de  la  pintura,  una  pintura  cargada  de materia  e  influenciada  por  las  tendencias  expresionistas  de  los  80.  Con  la entrada  del  nuevo  milenio  decide  hacer  un  corte  en  su  manera  de  entender  el arte  y  da  un  giro  de  180  grados.  Para  volcarse  hacia  las  nuevas  tecnologías.  Es la  oportunidad  de  poder  experimentar  con  la  fotografía  digital  como  si  de pintura  se  tratara. Es  en  ese  momento  cuando  empieza  a  enfocar  el  paisaje  con  un  punto  de  vista mucho  más  clásico: «vienen  a  mi  mente  Friedrich,  Constable,  Turner  y  un largo  etc. de  pioneros  de  la  fotografía».   Es  cuando  el  trabajo  de  retratista  de  paisajes  o  cazador  de  paisajes  comienza realmente.  Huye de  los  convencionalismos  del  paisaje  en  la  fotografía  del  siglo XXI  y  comienza  una  búsqueda  de  la  esencia  en  las  fotografías  que  toma,  estas pasan  a  ser  un  reposo  mental  y  una  confluencia  de  ideas  de  un  paisaje  que  no existe.  Acerca  más  su  obra  al  concepto  poético  de  la  imagen  e  intenta  rescatar del  olvido  los  paisajes  de  suburbio  que  habitan  en  nuestras  capitales.  Es  en  este medio donde  mejor  se  desarrolla  su obra.

Serie  Black  Landscape  Series
En  esta  última  serie  que  presentó en  Gabinete  de  resistencia  retora  de  nuevo al  bosque  como  elemento  más  puro  del  paisaje.  Son  piezas  pequeñas,  más íntimas  donde  la  gama  cromática  es  más  reducida  siendo  esta  casi monocromática.  Paisajes  densos  y  oscuros  donde  se  planteo  la  relación  del  ser humano  con  la  naturaleza.  Sabedor  de  que  estamos  colapsando  el  entorno natural,  estas  piezas  son  capsulas  del  tiempo  y  parte  de  su memoria  residual. Visiones  más  o  menos  apocalípticas  cargadas  de  poesía  donde  el  bosque  se hace  íntimo.
Montserrat  Gómez-Osuna (Balsareny, 1964),  licenciada  en  Bellas  Artes  por  la  Universidad Complutense  de  Madrid,  empieza  su  carrera  artística  en  1991  con  su  primera exposición  individual  en  Madrid, donde  vive  y  trabaja  en  la  actualidad. En  su  obra  se  distribuyen  los  elementos,  color,  formas,  dibujo,  con  «ausencia  de jerarquías»  y  sin  someterse  a  la  lógica,  desplegándose  en  una  anarquía ordenada  por  la  imaginación  donde  el  propio  soporte  es  protagonista  de  sus escenarios  misteriosos  e  inquietantes.  Sus  formas  son  difícilmente  identificables y  remiten  a  estructuras  que  germinan  y  evolucionan  sobre  la  superficie  de manera  leve,  silenciosa, sin imponerse.

5. LUIS PÉREZ CALVO 

Luis  Pérez  Calvo (Madrid, 1962) es  pintor e  ilustrador. Criado  entre  la  calle  Valencia  del  barrio  de  Lavapiés  y  el Portillo  de  la  Glorieta  de  Embajadores,  su  infancia  estuvo  marcada  por  el  circo, los  programas  dobles  de  los  cines  de  sesión  continua,  los  casetes,  los  discos,  las visitas  dominicales  al  popular  mercado  de  El  Rastro, las  verbenas  y  los  tebeos. Si  en  lugar  de  haber  nacido  en  tan  castizo  barrio  lo  hubiera  hecho  en  otros como  Queens,  Manhattan,  el  SoHo  o  Brooklyn,  su  obra  no  se  diferenciaría  en nada  de  la  de  otros  muchos  artistas  internacionales.  Sin  embargo,  esa  pequeña diferencia  es  la  que  ha  propiciado  que  en  la  obra  de  LPC  los  suphéroes  de  la Marvel  compartan  aventuras  con  Pumby  y  Jaimito,  las  fantasías  del  genial  Ray Harryhausen  se  mezclen  con  westerns  rodados  en  el  desierto  de  Almería,  el circo  de  los  Ringling  Bros.  comparta  artistas  con  el  Teatro  Chino  de  Manolita Chen,  las  meriendas  sean  a  base  de  churros,  chocolate,  zarzaparrila,  pretzels  y bagels,  las  montañas  rusas  sean  tan  emocionantes  como  los  coches  de  choque y  las  calles  del  foro  estén  atestadas  de  robots, androides  y  pulpos  gigantes. La  obra  de  Luis  Pérez  Calvo  ha  sido  publicada  en  cabeceras  de  la  talla  de Nosotros  somos  los  muertos  (NSLM), La  Cruda,  Visual,  Trauma  o  ¡Qué  Suerte!

Serie  Yo  y  mi  radio
“La  radio  nos  acompaña  la  radio  nos    informa  nos  da  alegrías,  nos  da  tristeza, amor y  odio ¡¡¡VIVA  LA  RADIO!!!”